NOSOTROS

La Asociación Mutual Argentina Salud y Responsabilidad Profesional fue constituida por iniciativa de una importante cantidad de Asociaciones y Federaciones de Clínicas y Sanatorios de nuestro país, y por tanto es la cristalización de un proyecto auto generado desde el propio Sector de la Salud, destinado a resolver su problemática médico-legal, afectada por el crecimiento de la litigiocidad y dificultad para obtener una cobertura segura y permanente al momento de tener que enfrentar un reclamo.

+15.000

COnsultas y Reclamos atendidos

+3.500

Asociados a La Mutual

20

AÑOSde EXPERIENCIA

E X P E R I E N C I A

MÉDICO LEGAL

Hemos atendido más de 13.000 consultas preventivas por eventos adversos.

TALLERES: HEMOS DESARROLLADO MÁS DE 100

El análisis y la adecuada implementación del MANUAL DE PROCEDIMIENTOS que nuestra entidad ha editado, es materia de especial tratamiento en cada Taller.

POLÍTICA DE CONCILIACIÓN EXTRAJUDICIAL

La gestion del reclamo y su conciliación evita mayores perdidas

NUESTRO SEGMENTO

Tras estos años de intenso trabajo y de optimización permanente de los servicios que se prestan, contamos hoy con 500 instituciones de salud y más de 3000 profesionales del arte de curar asociados (médicos, odontólogos, kinesiólogos, y bioquímicos), pertenecientes a las siguientes provincias: Buenos Aires, Entre Ríos, Santiago del Estero, Misiones, Formosa, Córdoba, Salta, Jujuy, Corrientes, Ciudad de Buenos Aires, Chubut, Río Negro, Mendoza y San Luis.

NUESTRA VISIÓN

A la vista de los serios inconvenientes producidos en el pasado reciente, entendemos que el segmento de las coberturas por mala praxis médica se está encaminando positivamente hacia la existencia -casi exclusiva- de entidades especializadas en este riesgo, con una rigurosa política de suscripción, con una actitud metódica y pro activa respecto de la administración y monitoreo de la siniestralidad, con especial énfasis en instaurar mecanismos de prevención y gestión del riesgo sanitario, coordinados con un equipo profesional e interdisciplinario, propiciando acuerdos indemnizatorios extrajudiciales que permitan preservar el patrimonio de la Entidad, y al mismo tiempo que liberen al profesional y la Institución del apremio económico, social y profesional que el reclamo judicial en su contra le produce.